A propósito del Huracán Matew

Analizando la historia de República Dominicana comparada con su ubicación geográfica, lo cierto es que por lo menos de uno a dos huracanes al año deberían impactarnos pues estamos en la trayectoria donde eventualmente se producen.

Es increíble ver, como acabamos denvivir con el huracán Matew, como los ciclones van y vienen esquivando nuestro país. 

No digo que los efectos no lleguen pues estamos en estos momentos inmersos en numerosas inundaciones en todo el país pero jamás se comparan a los daños directos que dejarían los ciclones impactando direcatamente . 

Sin mencionar la cantidad de terremotos que deberíamos sufrir. Vemos como nuestro hermano país de Haití ha sufrido tantos embates de la naturaleza mientras nosotros, aunque no salimos ilesos, llevamos la dicha de no sufrirlos a gran magnitud. 

Todo eso y mucho más me hace pensar que definitivamente Dios ha tratado de manera especial a la República Dominicana. A pesar de todo lo malo que ocurre deberíamos estar peor pero Dios ha sido misericordioso con su pueblo. 

Demos gracias a Dios! 


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

El Papa se enojó y se puso firme con el uso de celulares: "La misa no es un espectáculo"