¡Cuidado con las cadenas de oración!

Sonó mi teléfono. Me notificaba el correo electrónico de una amiga a la que quiero y respeto mucho, su mensaje era este: “Hola… Me pidieron que te entregara esta bendición de parte de la Virgencita de Guadalupe: Que Dios te bendiga. Ahora tienes que pasar este mensaje en los próximos 7 minutos al menos a 20 personas y en 13 días recibirás una muy buena noticia, pero si lo rechazas ocurrirá lo contrario. Una señora lo olvidó y a los 8 días murió su único hijo... Pásalo”.

En ese momento decidí ignorar el mensaje, no es la primera vez que me llega algo así. De pronto sentí la necesidad de responderle a mi amiga, así que me di a la tarea de hacerlo de la siguiente manera: “Hola, muchas gracias por la bendición... Al respecto de tu mensaje quiero recordarte que por naturaleza la Virgen, los santos y todo mensaje-bendición que verdaderamente provenga de Dios jamás vendrá condicionado, mucho menos traerá como consecuencia una maldición. El Padre Dios nos ama infinitamente y al enviar a Jesús al mundo nos anunció claramente que su amor es incondicional. Te invito a que en adelante no formes parte de estas cadenas de pseudo-bendiciones forzadas. Reconozco y agradezco tu buena intención a la vez que reitero la mía. Abrazos”.

Importante recordar
1. Que estas cadenas masivas únicamente son una potencial pérdida de tiempo.
2. Que deberíamos preguntarnos ¿quién las escribe y para qué? Pues parece que el objetivo de las mismas es jugar con las creencias de las personas.
3. Que la gente hace lo que indica la cadena porque ésta juega gravemente con los principales miedos de toda persona amenazando su integridad, seguridad, vida y bienestar de la familia o su “buena suerte”.
4. Que a cambio de una sencilla petición (enviar el e-mail) la gente prefiere hacerlo antes que “arriesgarse”.
5. Que el miedo crece más cuando estas cadenas de mensajes apelan a fuerzas y realidades superiores como Dios, la Virgen, etcétera.
6. Que en algunas ocasiones –en documentos electrónicos– los mensajes contienen virus informáticos.

En conclusión
Viendo el “éxito” de este tipo de mensajes notamos la gran falta de criterio entre nuestra gente, el poco conocimiento de Dios así como de nuestra religión. Debemos profundizar mucho más en el amor de Dios y en su Reino de misericordia que Jesucristo mismo ha venido a inaugurar: “Pues si ustedes, siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuánto más nuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden?” (Mt 7,11). Por favor, no formes parte de estas cadenas que pasan de bendición a maldición. Ora, encomiéndate a Dios y nada malo te va a pasar si “rompes” con estas prácticas que caen en el espiritismo. Que el Señor te llene de bendiciones. Amén.

Autor: Ángel David Arias Correa 

Fuente: http://www.lafamiliacristiana.com.mx
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

El Papa se enojó y se puso firme con el uso de celulares: "La misa no es un espectáculo"