Taller Cantos Litúrgicos de las misas: 30. Los Cantos 11: Ofertorio

El canto de ofertorio, o de ofrenda como común mente le llaman es un canto de la Asamblea que acompaña este momento en el que se ofrece el pan y el vino que se convertirán en el Cuerpo y en la Sangre del Señor.

Es el “canto de presentación" o "preparación de los dones", también conocido como las ofrendas u ofertorio. Tiene como misión llevar el sentir de la asamblea que ofrece el esfuerzo realizado en la jornada o semana que culmina. Debe expresar necesariamente el ofrecimiento del pan y del vino que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre del Señor. Debe relacionar la vida como ofrenda que se une a la oblación del Hijo por amor.

Un error común es interpretar cualquier canto en el momento del ofertorio pero lo correcto es entonar un canto que hable sobre la ofrenda, entrega, regalo del hombre hacia a Dios que entrega el pan y el vino para que sean consagrados como cuerpo y sangre de Cristo.
No es obligatorio interpretar un canto en el momento del ofertorio pero si el momento se prolonga es mejor cantarlo y no dejar un espacio de silencio tan prolongado. En Misas de entre semana, inmediatamente después de la homilía y a menos que el Sacerdote no disponga otra cosa se canta.

No es un canto triste aunque sea suave, que es la entrega o alegría de sabernos hermanos reunidos en torno a Cristo. Puede ser un himno que prolongue el contenido entregado por Dios en la Palabra o el que se está viviendo en determinado tiempo litúrgico.

Es importante que en este canto nos cuidemos de los cantos contradictorios que dicen que no tenemos nada que dar: Ej. “Nada tengo que ofrecerte”... Etc. ya que ciertamente estamos hacienda entrega de algo en el altar.

Criterios

Puede cantarlo sólo el coro o un solista, y en caso de que no haya procesión puede omitirse y colocar sólo música.

Este canto es procesional y tiene el sentido de acompañar la presentación de los dones, que representan todo lo bueno que Dios nos da y que le retornamos enriquecido con nuestro trabajo, por tanto no debe extenderse más allá del rito al que sirve. Repetimos como hemos visto en otros post el sacerdote jamás debe esperar al coro. El coro debe estar atento para terminar los cantos inmediatamente el sacerdote esté preparado para seguir con el rito que prosigue al canto. Tan pronto el Sacerdote termine de lavarse las manos, el canto deberá terminar.

No se deben utilizar cantos de petición, es mejor que seleccionemos cantos con suficientes letras.

Es un canto de presentación, no de ofertorio, es decir, cantos de entrega de los dones que hemos recibidos y que llevamos al altar. 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

El Papa se enojó y se puso firme con el uso de celulares: "La misa no es un espectáculo"