Tiempo Ordinario

El lunes siguiente a Pentecostés, es decir hoy,  se reanuda el Tiempo Ordinario, el cual termina antes de las primeras vísperas del domingo I de Adviento. 
Antes de la reforma litúrgica del Vat. II este tiempo se dividía en dos partes denominadas tiempo después de epifanía y tiempo después de pentecostés, respectivamente.
Los domingos de cada parte tenían su propia numeración sucesiva independientemente de la totalidad de la serie. Ahora, en cambio, todos forman una sola serie, de manera que al producirse la interrupción con la llegada de la Cuaresma, la serie continúa después del domingo de pentecostés. Pero sucede que unos años empieza el tiempo ordinario más pronto que otros — a causa del ciclo natalicio.
Esto hace que tenga las treinta y cuatro semanas o solamente treinta y tres. En este caso, al producirse la interrupción de la serie, se elimina la semana que tiene que venir a continuación de la que queda interrumpida. 
Hay que tener en cuenta, no obstante, que la misa del domingo de pentecostés y la de la solemnidad de la Santísima Trinidad sustituyen a las celebraciones dominicales del tiempo ordinario.

En los tiempos ordinarios, la Iglesia sigue construyendo el Reino de Cristo movida por el Espíritu y alimentada por la Palabra: “El Espíritu hace de la Iglesia el cuerpo de Cristo, hoy” Su color litúrgico es el verde que simboliza esperanza. 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

El Papa se enojó y se puso firme con el uso de celulares: "La misa no es un espectáculo"