Cristianos de la secreta?

Algunos nos llamamos ser cristianos, vamos a la Iglesia pertenecemos a grupos. En fin. Hacemos una vida de Cristiano activo pero...

Cuando manejamos en la calle perdemos la paciencia en el tráfico e insultamos a los que hacen alguna imprudencia o peor, hacemos nosotros la imprudencia. Este es un ejemplo comun pero hay otros hábitos en los que nos dejamos llevar del mundo y perdemos la gloria, El más común es:

En nuestro trabajo.

En el lugar de trabajo no damos testimonio, haciendo un trabajo mediocre, no cumpliendo con nuestro deber,

Faltando a la empresa o llenando tarde dando excusas falsas como enfermedad, migraña, etc. O peor aún, faltando por salir a paseos personales engañando a nuestros jefes y a la compañía.

Maltratando a los compañeros y/o subalternos, cometemos injusticias con los demás al grado de despedir sin justificación suficiente al personal.

En caso de supervisar, el amenazar con despido, stalkear, subyugar, coibir la libre expresión, presionar, no separar la vida privada de la laboral, sobre todo manipular psicológicamente a la gente, acosar.

Le quitamos el mérito a otros sin decir a todos las acciones que ese personal hace bien o nos distribuimos el éxito ajeno. No pagamos el salario que merece nuestra gente.

Todos estamos son reales y muchos se podrán sentir identificados con sus jefes pero analicemos nosotros si no somos vosotros los que nos comportamos así.

Recuerden que Dios todo lo ve. En todas partes. Así que empieza a cambiar para que no pierdas la gloria en cada ambiente de tu vida, sin importar cual sea y dejemos la hipocresía de ser cristianos de la secreta siendo sólo buenos en la Iglesia. Es fuera de ella que se demuestra la verdadera fe.

RSM

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

El Papa se enojó y se puso firme con el uso de celulares: "La misa no es un espectáculo"