El prodigio de la Hostia Consagrada - Milagro Eucarístico



Los detalles se narran del libro llamado "La sangre de Dios -- Historia de los milagros eucarísticos" de Renzo Allegri publicado por la Editorial Ancora, se parte de la última cena de Jesús, el Divino Maestro, cuando instituyó la Eucaristía. Por lo tanto, es el primer milagro Eucarístico, el milagro de los milagros. Y, yendo en orden cronológico, ha reunido a los hechos más prodigiosos que la historia recuerda, de hechos vinculados a la Eucaristía, colocándolos en el contexto ideológico de la época en que se produjeron.


La Eucaristía es un misterio tan grande, Allegri dice: "que confunde y asusta a la mente humana". El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía se contiene verdadera, real y substancialmente el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, con el alma y la divinidad, y, por lo tanto, Cristo entero. Esas tres palabras -verdadera, real y sustancialmente- hacen temblar a cualquiera que se detiene a meditarlas. De hecho, a lo largo de los siglos, muchos teólogos, incapaz de creer en un misterio tan grande, han tratado de dar la explicación más aceptable para la mente humana, sin embargo, lejos de la realidad sublime enseñada por Jesús. La Iglesia siempre ha intervenido desde los primeros días del cristianismo, condenando estas interpretaciones erróneas que se conocen con el término herejía. Pero la providencia intervino con "hechos prodigiosos" para atraer la atención de la gente sobre la presencia real de Cristo en la Eucaristía Empezando por los más conocidos y documentados, como es el milagro de Lanciano, uno de los más famosos, que se produjo a mediados del siglo VIII. Se refiere, por supuesto, el milagro de Bolsena, a Alatri, Ferrara, Florencia, Turín, Siena, y otros tantos acontecidos fuera de Italia. En el libro, se deja deliberadamente el siglo XIX para informar sólo los episodios que, en la tradición católica, son universalmente considerados válidos.

Recientemente, El 7 de noviembre de 1999 en la Basílica subterranea de Lourdes San Pio X se celebró una misa solemne. Fue celebrada por el Arzobispo de Lyon y concelebrada con el entonces Arzobispo de París, Cardenal Jean-Marie Lustiger, muchos obispos franceses, muchos sacerdotes y todos los superiores de los monasterios trapenses en el mundo. La ceremonia fue transmitida en vivo por la televisión francesa.

El celebrante en el altar de la consagración tuvo dos hostias mucho más grandes como es habitual en Francia. Al comienzo de la misa, las dos hostias aparecen en la película apoyadas una sobre la otra formando un solo cuerpo, tanto es así que no se distinguen que sean dos hostias sino una. Se colocan en la patena, una especie de bandeja, y se adhieren perfectamente. En la película hay varias tomas que confirman la posición de las 2 hostias sobre la patena. 

En el momento de la "epíclesis", es decir, cuando los sacerdotes estirando sus manos invocan al Espíritu Santo, el fenómeno se produce. Se puede ver que la hostia superior se separa de la colocada abajo y sube. El movimiento es impresionante: la hostia se levanta como si hubiera sido tomada en un impulso y oscila tres o cuatro veces en el 'aire antes de tomar una posición fija, horizontalmente alrededor de una pulgada de abajo, y luego se queda en esa posición hasta el final del canon.

La televisión destaca diversos momentos de la ceremonia, durante los cuales el celebrante, se mueve, por lo que es posible ver a través de las dos obleas una elevada en el aire y la otra adherida a la patena, el color de las vestiduras usado por el celebrante. VER MINUTO 0:39 a 0:55

El tiempo de la película con estas imágenes es muy largo y lleno de primeros planos, por lo que se tiene la capacidad de capturar, con razonable certeza, que no hay absolutamente ninguna ilusión óptica o un truco de la perspectiva. Expertos en el campo después de un examen cuidadoso de la película, han descartado ABSOLUTAMENTE una manipulación técnica de las imágenes.

¿Milagro?, las autoridades eclesiásticas, cuestionadas en varias ocasiones por este tema, han optado por no hacer comentarios oficiales. Pero cualquiera que ve el video experimentará una sensación indescriptible, ya que a través de sus ojos verificaran un suceso que no tiene explicación racional, y aunque sabemos que nuestra Fe depende de la Biblia y la tradición apostólica, este hecho nos lleva a reflexionar ya que tiene todas las características de un "signo sobrenatural" o de un auténtico "prodigio" a través del cual Dios mismo quiere llamar la atención de los hombres, para aumentar la Fe en los creyentes y como signo para los incrédulos.

Cardenal Louis-Marie BILLE †
Arzobispo emérito de Lyon (Francia)


Cardenal Jean-Marie LUSTIGER †
Arzobispo emérito de París (Francia)

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

El Papa se enojó y se puso firme con el uso de celulares: "La misa no es un espectáculo"