13 virtudes



Franklin trazó un plan de trece virtudes que desarrolló cuando tenía 20 años y que continuó practicando de una forma u otra por el resto de su vida.

En su autobiografía lista sus trece virtudes que compartimos a continuación, esperando puedan serle útiles a ustedes también:

1.       Templanza: No comas hasta el hastío, nunca bebas hasta la exaltación.
2.       Silencio: Sólo habla lo que pueda beneficiar a otros o a ti mismo, evita las conversaciones insignificantes.
3.       Orden: Que todas tus cosas tengan su sitio, que todos tus asuntos tengan su momento.
4.       Determinación: Resuélvete a realizar lo que deberías hacer, realiza sin fallas lo que resolviste.
5.       Frugalidad: Sólo gasta en lo que traiga un bien para otros o para ti; Ej.: no desperdicies nada.
6.       Diligencia: No pierdas tiempo, ocúpate siempre en algo útil, corta todas las acciones innecesarias.
7.       Sinceridad: No uses engaños que puedan lastimar, piensa inocente y justamente, y, si hablas, habla en concordancia.
8.       Justicia: No lastimes a nadie con injurias u omitiendo entregar los beneficios que son tu deber.
9.       Moderación: Evita los extremos; abstente de injurias por resentimiento tanto como creas que las merecen.
10.    Limpieza: No toleres la falta de limpieza en el cuerpo, vestido o habitación.
11.    Tranquilidad: No te molestes por nimiedades o por accidentes comunes o inevitables.
12.    Castidad: Frecuenta raramente el placer sexual, sólo hazlo por amor, salud o descendencia, nunca por hastío, debilidad o para injuriar la paz o reputación propia o de otra persona.
13.    Humildad: Imita a Jesús y a Sócrates.

Franklin no trataba de trabajar en todas ellas al mismo tiempo. En lugar de esto, él trabajaba en una y sólo una cada semana, “dejando todas las demás a su suerte ordinaria”.

Aunque Franklin no vivió completamente según sus virtudes y, según él mismo admitía, incumplió sus preceptos muchas veces, él creía que el intentarlo lo hizo una mejor persona y contribuyó enormemente a su éxito y felicidad, por lo cual en su autobiografía (La vida privada de Benjamin Franklin), dedicó más páginas a este plan que a cualquier otro punto. Allí escribió: “Yo espero, por lo tanto, que alguno de mis descendientes pueda seguir el ejemplo y cosechar el beneficio”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para nosotros. Seguimos creciendo en la fe. El respeto al derecho ageno es la paz.

Entrada destacada

...una espada te atravesará el alma...

from Instagram

Suscribete