Mensaje S.S. Benedicto XVI para la Apertura de la Feria Internacional del Libro 2011 dedicada a la Santa Sede.


 "Saludo cordialmente el Señor Presidente de la República, a las Autoridades presentes, a los participantes en el acto inaugural de la decimocuarta Feria Internacional del Libro de Santo Domingo y a toda la amada nación dominicana.

Agradezco a los responsables de esta iniciativa la amable invitación que han dirigido a la Santa Sede para participar en ella como invitada de honor, precisamente en este año en que se conmemora el quinto centenario de la erección canónica de la diócesis de Santo Domingo, una de las tres primeras en tierras americanas.

Este prestigioso evento dará, sin duda, la oportunidad a multitud de personas de apreciar una significativa muestra de la producción literaria de la Iglesia Católica y su gran aportación a la cultura y al pueblo dominicano, que se aprecia en figuras como la de Monseñor Francisco Arnáiz y el Padre José Luis Sáez, a los que la Feria concede un puesto destacado.
 
Decía el Venerable Papa Pío XII que el oficio de un buen libro es educar a una comprensión más profunda de las cosas, a pensar y a reflexionar.
 
Dios mismo ha querido que el Verbo asumiera nuestra débil naturaleza para hacerse comprensible y cercano a los hombres, y ha dispuesto que la única y eterna Palabra divina se expresase, por inspiración del Espíritu Santo, en palabras humanas que pudieran ser plasmadas en forma de libro para que, a través de las Sagradas Escrituras, pudiese llegar a todos la Buena Noticia de la salvación.
 
Que Él les conceda a todos contribuir eficazmente a conservar y difundir también en lo mejor del espíritu humano a través de los libros, legado perenne para todos los hombres. Pido al Todopoderoso que haga dar abundantes frutos a esa Feria del Libro y bendiga a los hijos e hijas de ese País."
 
Fuente: ACPJ
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

El Papa se enojó y se puso firme con el uso de celulares: "La misa no es un espectáculo"