Celebran día de la Vírgen de la Altagracia

En medio de cantos, oraciones y un ambiente de solidaridad con el Pueblo Haitiano, los Feligreses de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen abarrotaron la parroquia para celebrar el día de la Virgen de la Altagracia, protectora del pueblo dominicano.

En una eucaristía especial celebrada pasadas las 5:00 PM, los fieles de las distintas comunidades que conforman la parroquia pidieron a la Madre Celestial, intercesora por excelencia, su intervención en favor del hermano pueblo haitiano.


La Parroquia tendrá sus puertas abiertas a recibir donaciones que se destinarán a los afectados de la tragedia que viven los hermanos haitianos, además las ofrendas se designarán a la misma causa desde el jueves 21 al domingo 24 del corriente.


Si quieres colaborar con el pueblo haitiano por nuestra via contactanos en nuestro mail pntra.sra.delcarmen@gmail.com o al correo creciendo.enlafe@hotmail.com


La Virgen de la Altagracia es la madre Protectora del Pueblo Dominicano, y muchos se han confundido con esto, debido a que muchas personas creen que ella es la Patrona de la República,Nuestra Señora de las Mercedes.


La Virgen de la Altagracia, al igual que la Virgen de las Mercedes, son muy veneradas en el país, aunque la Altagracia es más venerada en el país, quizás por eso se explica la confusión de muchas personas, además su devoción inicia hace muchos años en el pueblo dominicano y por parte de la población católica, iniciándose esta devoción en el país durante el período colonial, cuando los viajes Cristóbal Colón, aunque también fue paseado por otras regiones del continente.


Según los historiadores e incluso los párrocos de la Iglesia Católica, nos cuentan que a partir del 12 de mayo de 1512 es llevado a cabo una parroquia en la Villa de Salvaleón de Higüey, bajo las ordenes del obispo de Santo Domingo, García Padilla, ya que en esa época habían llegado a Higüey, los Hermanos Trejo, Alonso y Antonio, quienes trajeron la i pero en realidad, la Patrona del Pueblo Dominicano es magen de la Virgen de la Altagracia al país; éstos provenían de Plasencia, localidad de la Provincia Autónoma Extremadura, España. Los Hermanos Trejo fueron los primeros en fundar un trapiche para producir azúcar, que tiempo después daría paso a los famosos ingenios azúcareros del país. Los Trejos se mudaron en la Villa de Higüey, y de inmediato regalaron la imagen de la Virgen de la Altagracia, para que toda la comunidad la venerara, y así sucedió, convirtiéndose hoy en la Madre Protectora de la República Dominicana.


Existen muchas versiones sobre la llegada de la Virgen de la Altagracia al país, una de esta, es la del canónigo Luís Gerónimo de Alcocer, quién escribió acerca de la llega de la Virgen al país, en su relación de 1650, éste nos dice lo siguiente:


“La imagen miraculosa de nuestra Señora de AltaGracia está en la villa de Higüey, como treinta leguas de la Ciudad de Santo Domingo; son innumerables las misericordias que Dios Nuestro Señor a obrado y cada día obra con los que se encomiendan a su Santa imagen: consta que la trayeron a esta isla dos hidalgos naturales de Placencia en Extremadura, nombrados Alonso y Antonio de Trexo que fueron de los primeros pobladores desta isla, personas nobles como consta de una cédula del Rey Don Felipe Primero, año de 1506, en que encomienda al Governador desta isla que los acomode y aproveche en ella, y aviendo esperimentado algunos milagros que avia hecho con ellos la pusieron para mayor veneracion en la iglesia parroquial de Higüey, adonde eran vecinos y tenían haciendas. Parece que no quiere Dios Nuestro Señor que salga de aquella villa, porque a los principios embiaron por ella el Arzobispo y cabildo de la Cathedral y se desapareció de un arca adonde la traian cerrada con veneración y cuidado y el mesmo tiempo se apareció en su iglecia de Higüey adonde solia estar; está pintada en un lienzo muy delgado de media vara de largo y la pintura es del nacimiento y está Nuestra Señora con el Niño Jesús delante y San Joseph a sus espaldas. Y con aver tanto tiempo tiene muy vivos los colores y la pintura como fresca; van en romería a esta santa imagen de Nuestra Señora de Alta Gracia de toda isla y de las partes de las Indias que están más cerca y cada día se ven muchos milagros que por ser tantos ya no se averiguan ni escriben, algunos en señal de agradecimiento, los hacen pintar en las paredes y otras parte de la iglecia y con ser los menos ya no hay lugar para más; son muchas las lismosnas que se hacen a esta santa iglesia y así está bien proveída de ornamentos y tiene muchas lámparas de plata delante de su santa imagen”.

Canónigo Luís Gerónimo de Alcócer (relación del año de 1650)


La fiesta oficial de la Virgen de la Altagracia es el 21 de enero, según los historiadores, ya que para esa fecha se celebró en la parte Este de la Isla la Batalla de la Sabana Real, donde el ejército de los españoles, encabezado por Antonio Miniel derrotó al ejército francés el 21 de enero de 1690. También hay una versión que dice, que los españoles le pidieron a la Virgen de la Altagracia, que les ayudara a ganar la batalla, entonces estos ganaron y el 21 de enero, realizaron una gran fiesta religiosa, con motivo de veneración a la Altagracia, aunque su fiesta debería ser el 15 de agosto, debido a que en dicha fecha, fue traída la imagen de la Altagracia al país, pero la fecha del 21 de enero es la oficial y que por muchos años ha permanecido intacta hasta hoy día.


También la fecha del 21 de enero, fue declarada como fiesta oficial religiosa por el Poder Eclesiástico de la Iglesia Católica, según una carta del arzobispo Isidoro Rodríguez Lorenzo, quién daba a conocer en 1692, como portavoz de la iglesia, por primera vez la designación de una fecha, como fiesta religiosa, ante la autoridad eclesiástica, aprobando como buena y válida la fiesta de los 21 de enero. Aunque fue con Monseñor Arturo de Meriño, Arzobispo de Santo Domingo, quién se encargó de pedir a la Santa Sede, la concesión de Oficio Divino y Misa Propia para el día de la Virgen de la Altagracia suplicando, además, que fuese como festividad de precepto los 21 de enero, ya que los 15 de agosto no se podía, debido a que la Iglesia celebraba en esa fecha el Misterio de la Asunción de la Virgen de los Cielos. La petición del Monseñor Meriño, fue aprobada, y desde ese entonces, oficialmente es celebrado, todos los 21 de enero, la fiesta de la Virgen de la Altagracia, y en el país fue aprobado por ley la declaración oficial de ese día como no laborable y de fiesta nacional y religiosa en todo el territorio nacional, esto fue ejecutado durante el gobierno de Horacio Vásquez, quien era devoto de esta Virgen.


Nuestra Señora de la Altagracia ha tenido el privilegio especial de haber sido coronada dos veces por las máximas autoridades de la Iglesia Católica, el Papa Pío XI y Juan Pablo II. Su primera coronación fue el 15 de agosto de 1922, cuando el pontífice Papa Pío XI se encontraba en el país, y desde el Baluarte 27 de Febrero, hoy Puerta del Conde, la Altagracia fue canónicamente coronada bajo el título de Nuestra Señora de la Altagracia. Durante la primera visita del Papa Juan Pablo II, el 25 de enero de 1979, este bendijo el Santuario de la Altagracia, hoy Basílica de Nuestra Señora de la Altagracia y el 12 de octubre de 1992, en su segunda visita al país, el Papa Juan Pablo II coronó personalmente a la imagen de La Altagracia con una diadema de plata sobredorada.


Los historiadores tienen varias versiones de la historia y origen de la Altagracia en el país, también de su imagen, de la cual se cree que el lienzo del cuadro de la Altagracia es una obra primitiva, y que pudo ser realizada en la Escuela Española de Arte, y que según los expertos fue pintada a finales del Siglo XV o a principios del Siglo XVI. De todos modos, no se puede dar un testimonio oficial acerca del origen del lienzo, debido a que esta pudo haber sido pintada por alguien más, no necesariamente de la Escuela Española de Arte,y tampoco hay ningún documento o testimonio que lo prueben.


El cuadro de la Altagracia mide 54 centímetros de alto por 42 centímetros de ancho y completa la estampa de Apocalipsis 12:5, el cual relata a una mujer dando a luz a su hijo, y que detrás de ella se encuentra José. La Altagracia tiene una corona de 12 estrellas, simbolizando los doce apóstoles; también muestra la "Alta Gracia" de María, la elegida por Dios, para ser la madre de su hijo, y que también ha sido designada como la Reina de la Iglesia, del Cielo y del Mundo, pero sobre todo, la Madre de Jesús. El marco que sostiene el cuadro de la Altagracia, es una de la expresión más refinada de la orfebrería dominicana, debido a que su cuadro está hecho en oro puro.

Fuente: WP

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

La Señal de la Cruz