¿Quién es Jesús?

Si queremos saber detalladamente quién es nuestro Señor Jesucristo debemos ver sus palabras, y esto solo lo encontramos en las santas escrituras, la Biblia; en ella encontraremos los relatos de las actividades que Jesús hizo durante su vida pública y las maravillas que realizó, cuantas vidas transformó y cómo se definió, tanto en hechos como en hechos como en palabras.


En esta oportunidad dejaré que sea el mismo Jesús que diga quien es Él.


Como antecedentes demos un vistazo al Antiguo Testamento donde el Señor de revela a Moisés al momento en que le hace su llamado. (Ex 3,13-14)

13 Moisés dijo a Dios:

-Supongamos que yo voy a los hijos de Israel y les digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros." Si ellos me preguntan: "¿Cuál es su nombre?", ¿qué les responderé?

14 Dios dijo a Moisés:

-YO SOY EL QUE SOY. -Y añadió-: Así dirás a los hijos de Israel: "YO SOY me ha enviado a vosotros."

Jesús para hacer cumplir las escrituras se define asimismo como “YO SOY”. En el Nuevo Testamento, Jesús reafirma en las siguientes citas.

1- El Pan de Vida (Jn. 6, 35-51)

35 Jesús les dijo:

-Yo soy el pan de vida. El que a mí viene nunca tendrá hambre, y el que en mí cree no tendrá sed jamás. 36 Pero os he dicho que me habéis visto, y no creéis. 37 Todo lo que el Padre me da vendrá a mí; y al que a mí viene, jamás lo echaré fuera. 38 Porque yo he descendido del cielo, no para hacer la voluntad mía, sino la voluntad del que me envió. 39 Y ésta es la voluntad del que me envió: que yo no pierda nada de todo lo que me ha dado, sino que lo resucite en el día final. 40 Esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que mira al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y que yo lo resucite en el día final.

41 Entonces los judíos murmuraban de él porque había dicho: "Yo soy el pan que descendió del cielo." 42 Y decían:

-¿No es éste Jesús, el hijo de José? ¿No conocemos a su padre y a su madre? ¿Cómo es que ahora dice: "He descendido del cielo"?

43 Jesús respondió y les dijo:

-No murmuréis más entre vosotros. 44 Nadie puede venir a mí, a menos que el Padre que me envió lo traiga; y yo lo resucitaré en el día final. 45 Está escrito en los Profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oye y aprende del Padre viene a mí. 46 No es que alguien haya visto al Padre, sino que aquel que proviene de Dios, éste ha visto al Padre. 47 De cierto, de cierto os digo: El que cree tiene vida eterna. 48 Yo soy el pan de vida. 49 Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron. 50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que coma de él no muera. 51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre. El pan que yo daré por la vida del mundo es mi carne.

2- La Luz del Mundo (Jn. 8, 12)

12 Jesús les habló otra vez a los fariseos diciendo: -Yo soy la luz del mundo. El que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

3- La Puerta de las Obejas (Jn. 10, 7. 9)

7 Entonces Jesús les habló de nuevo: "De cierto, de cierto os digo que yo soy la puerta de las ovejas. 8 Todos los que vinieron antes de mí eran ladrones y asaltantes, pero las ovejas no les oyeron. 9 Yo soy la puerta. Si alguien entra por mí, será salvo; entrará, saldrá y hallará pastos.

4- El Buen Pastor (Jn. 10, 11. 14)

11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor pone su vida por las ovejas. 12 Pero el asalariado, que no es el pastor, y a quien no le pertenecen las ovejas, ve que viene el lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo arrebata y esparce las ovejas. 13 Huye porque es asalariado, y a él no le importan las ovejas. 14 Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.

5- La Resurrección y la Vida (Jn. 11, 25)

25 Jesús le dijo:

-Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá

6- El Camino, la Verdad y la Vida (Jn. 14, 6)

6 Jesús le dijo:

-Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

7- La Vid Verdadera (Jn. 15, 1. 5)

"Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Toda rama que en mí no está llevando fruto, la quita; y toda rama que está llevando fruto, la limpia para que lleve más fruto. 3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

4 "Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como la rama no puede llevar fruto por sí sola, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid, vosotros las ramas. El que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto. Pero separados de mí, nada podéis hacer.

y para ti... Qué es Jesús en tu vida?


El Señor les bendiga
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

La Señal de la Cruz