Orígen de la Misa

¿Sabes de dónde viene la MISA que celebramos cada domingo?

Poco antes de morir, Jesús se reunió para Cenar con sus amigos, los apóstoles para celebrar la Pascua. Después de haber cenado les repartió pan y vino diciéndoles: “TOMAD, ESTE ES MI CUERPO”. Y después les dijo: “ESTA ES MI SANGRE”

También les dijo:”Cuando os reunáis, después de mi muerte, haced una cena como esta, recordando este día”.

Después de la Resurrección de Jesús, los apóstoles explicaban lo que Jesús había hecho y dicho. Mucha gente los escuchaba, entusiasmada: Así fue creciendo la Iglesia. Todos querían vivir como Jesús había enseñado.

A menudo se reunían en las casas para celebrar la Cena del Señor.Al terminar la cena se repartían el pan y el vino que cada uno había traído. Y este Pan y Vino, resulta que se habían transformado en el Cuerpo y la Sangre de Jesús.

Hoy, los seguidores de Jesús nos reunimos en la parroquia para celebrar esta Cena. Es lo que llamamos la MISA o la EUCARISTÍA:

No siempre somos tan buenos como Dios nos enseñó a través de Jesús. Por esto pedimos perdón a Dios y a los hermanos y amigos. Para pedir el perdón rezamos el “YO PECADOR O YO CONFIESO”:

“Yo confieso ante Dios Todopoderoso y ante ustedes hermanos que he pecado mucho, de pensamiento, palabra, obra y omisión, por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa Maria siempre Vírgen, a los Ángeles y a los Santos y a ustedes hermanos que intercedan por mi ante Dios nuestro Señor.

Nosotros, amigos de Jesús, queremos saber su historia y su vida, por esto leemos la Biblia. Primero leemos las historias de su pueblo, Israel, (Antiguo Testamento). Luego, de los amigos que vivieron con él (Epístola). Y, finalmente, los EVANGELIOS, que nos cuentan la vida de Jesús. Por si no lo hemos comprendido bastante, el sacerdote lo explica un poco más (Homilía o Sermón)

Es que la BIBLIA es muy importante: Recemos juntos: “Señor gracias poer darnos tu palabra. Ayudanos a escucharla siempre con atención y hacer caso de ella”. Amen

Después presentamos las ofrendas de Pan y Vino, nacidos en nuestra tierra, y fruto de nuestro trabajo. Y también nos ofrecemos nosotros mismos sobre el altar. Presentamos las ofrendas a Dios, repitiendo los gestos y las palabras de Jesús, entonces el Pan y el Vino se transforman en Cuerpo y Sangre de Cristo.

Los cristianos nos damos las manos en señal de perdón y de paz tal como Jesús la daba. Así nos perdonamos y nos hacemos amigos de todos. Preparados, podemos ya participar de la Mesa de la Eucaristía.

Antes de COMULGAR decimos:

Recemos juntos: “Señor no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”.

Recibimos el cuerpo y la sangre de Jesús, en la COMUNIÓN. Comer Jesús no es hacer una cosa cualquiera, sinó que quiere decir entrar en una vida distinta, que te hace VER Y VIVIR las cosas como las veía y vivía Jesús: Es SER FELIZ amando, haciendo favores a los demás, ayudándolos,....

Los cristianos hemos de salir contentos de la iglesia: Hemos recibido Jesús y ahora su ESPÍRITU nos acompaña.

El sacerdote nos dice: “Iros en paz” Por esto somos amigos de todo el mundo: en casa, en los juegos, en la escuela y en cualquier sitio.

Recemos juntos: “Señor en la misa nos has dado tu cuerpo y tu sangre, como signo de tu amor”. Gracias


Eniado a crecien.enlafe@hotmail.com por el Diácono Noel Cortéz de EE. UU.
Sacado de: "Pequeñas Semillitas" Boletín diario sobre temas de interés general y de reflexión personal con orientación cristiana.

1) Puedes recibirlas diariamente en tu correo suscribiéndote gratis en:
http://ar.groups.yahoo.com/group/peque_semillitas/
peque_semillitas-subscribe@gruposyahoo.com.ar

2) Puedes leerlas actualizadas diariamente en el blog de Internet:
http://peque-semillitas.blogspot.com/

El Señor les bendiga
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cómo rezar el Rosario tipo Denario

Fundamentos bíblicos de los Santos Sacramentos Católicos

La Señal de la Cruz